Por qué el emprendedor debe amar el fracaso

“Si buscamos el éxito tenemos que estar dispuestos a fracasar lo más pronto posible y aprender de él.”

Vivimos en una cultura que rechaza el fracaso. Cada uno de nosotros fuimos educados con la mentalidad de que éste es malo y que ser un fracasado no solamente es humillante sino que nos lleva al escalón más bajo de la escalera al éxito.

En la escuela crecimos con el estigma de no reprobar porque de lo contrario repetiríamos el año escolar, (algo que ahora ya no se puede) que nos pondría en ridículo frente a nuestros amigos y que avergonzaría a nuestros padres.

En la universidad, si a mitad de la carrera cursada nos dábamos cuenta de que no era lo que verdaderamente nos gustaba, no había opción más que terminarla y ver después si podíamos estudiar algo más o resignarnos.

Y una vez ya trabajando, si nuestro empleo o nuestro jefe no nos gusta, no hay más opción que aguantar ya que fuimos educados bajo el dogma de failing is not an option y nada puede estar más alejado del camino del éxito que esta forma de ver el fracaso.

Miedo: ese sentimiento a quedarnos sin ingresos seguros, a no poder vender, a no encontrar clientes, a no saber qué hacer en los momentos difíciles, a no tener idea de por dónde empezar. Miedo a no conocer a fondo el mercado o la legislación aplicable en la industria. Miedo a no saber cómo fundar y constituir una empresa.

No estamos diciendo que sea fácil, y según la circunstancia de cada quien, el salto para convertirse en emprendedor será diferente y presentará distintos grados de dificultad.  Sin embargo para poder dar este salto debemos de cambiar nuestra mentalidad y dejar de ver el fracaso como el fin del camino.

Los más grandes emprendedores ven el fracaso como un escalón para llegar al éxito y están dispuestos a fracasar porque saben que es inevitable.

Todos conocemos la historia de Steve Jobs y el éxito que tuvo con Apple, pero hay que recordar que Jobs ni si quiera pudo terminar la universidad y renunció a ella a solo seis meses de haberse inscrito. Posteriormente en 1976 fundó Apple, pero se volvió a equivocar con varias decisiones estratégicas entre ellas su insistencia en la Apple III y en 1985 fue despedido de la propia empresa que él fundó.

Tiempo después durante una entrevista Jobs dijo:

“No lo veía en ese momento, pero resultó que el que me hubieran despedido de Apple fue lo mejor que me pudo haber pasado. El peso de ser exitoso fue remplazado por la ligereza de volver a empezar como un principiante, menos seguro de cualquier cosa, me liberó para entrar en uno de los periodos más creativos de mi vida”.

Walt Disney, mucho antes de su exitoso parque de diversiones, fue despedido por el editor de un periódico por no tener buenas ideas y falta de imaginación.

Steven Spielberg fue rechazado de tres escuelas de filmación antes de abrirse paso por la pantalla grande.

Fred Smith fundador de FedEx fue criticado por sus profesores de universidad debido a que su idea de negocios era interesante pero poco factible.

Thomas Edison falló 10 mil veces antes de inventar el foco y cuando se le preguntó acerca de sus errores dijo, “definitivamente ahora conozco más de 9 mil formas de como un foco no funcionará”.

El Coronel Sanders tuvo que fundar KFC (Kentucky Fried Chicken) a los 56 años de edad después de que su “receta secreta” fuera rechazada por más de 1,000 restaurantes.

Oprah Winfrey antes de que fuera una de las empresarias más ricas de Estados Unidos, fue despedida del noticiero que conducía en Baltimore, hoy su valor neto se estima en 3.1 miles de millones de dólares.

Mark Zuckerberg nunca terminó la universidad, pero terminó dedicándole 100% de su tiempo a lo que hoy es Facebook.

Bill Gates considerado por muchos años como el hombre más rico del mundo, fracasó junto con el que fuera su futuro socio en Microsoft, Paul Allen, al lanzar una empresa dedicada al rastreo del tráfico vehicular y cuyos resultados fueron tan catastróficos que Gates terminó en la cárcel por violar las regulaciones de tránsito.

Richard Branson, el magnate de Virgin, tampoco pudo terminar la universidad y tuvo que dedicarse al emprendimiento. Pareciera que en retrospectiva le fue mejor, sin embargo Branson ha fundado poco más de 100 empresas y solo un puñado son las que realmente han sido exitosas, el resto, un fracaso.

Como pueden ver no hay éxito sin fracaso. Constantemente vemos en revistas, libros y blogs a empresarios y líderes exitosos rodeados de glamour y éxito, pero lo que no vemos es el camino que los llevó a llegar ahí. Un camino rodeado de experiencias que incluyen tropiezos y descalabros de los cuales aprendieron a levantarse y seguir adelante.

Michael Jordan el astro de la NBA escribió un libro en 1995 titulado Mi filosofía del triunfo, en él escribe

“He perdido 300 partidos, he fallado más de 9,000 lanzamientos, 26 veces confiaron en mi para realizar el lanzamiento final para ganar el partido y fallé”.

Hoy Michael Jordan es recordado como el mejor jugador de basketball de todos los tiempos, es recordado por sus éxitos y no por sus fracasos.

Si quieres ser un emprendedor exitoso no solo debes estar dispuesto a fracasar, debes querer hacerlo lo más pronto posible porque de ahí se desprende el aprendizaje y el crecimiento que te llevarán a la cima.

En su libro Tribus, Seth Godin dice “El secreto nunca contado del éxito es el deseo de fallar en el camino para alcanzar una meta mayor”.

“Las personas exitosas no son las que tienen éxito a pesar de sus fracasos, estas son las que tienen éxito gracias a sus fracasos

Ama el fracaso, aférrate a él cada vez que llegue a ti, hazlo tu amigo y compañero, crece y aprende de él para después dejarlo ir, pero si vuelve, ábrele nuevamente los brazos.

Los invitamos a que amen, abracen, fallen y se levanten de la mano del ecosistema #Novaera y su sistema de parques tecnológicos, el cual ya cuenta con todo un ambiente de investigación, desarrollo, tecnología e innovación que converge en modelos de negocio de base tecnológica, estables y reales para ayudar a que tus ideas se transformen en empresas exitosas y aunque falles en el intento nosotros te asesoramos para que te levantes de la mejor manera, con más fuerza y sigas aprendiendo y emprendiendo

Ponte en contacto con nosotros y convierte tus ideas en un negocio rentable
Prolongación Campestre 2150, 37129 León (Guanajuato)

Tel. 01 477 214 3900