TEDx Pasado Futuro

Es un evento anual que reúne a los pensadores y creadores más importantes de nuestra época para compartir ideas que trascienden en cualquier disciplina.

Te compartimos los momentos más relevantes, a continuación:

 

visítanos en: http://novaera.com.mx/

Aquí podrás encontrar noticias, convocatorias, proyectos, talleres, conferencias, toda la información y herramientas que debes tener para alcanzar tus ideas y convertirlas en realidad.

Ponte en contacto con nosotros y convierte tus ideas en un negocio rentable
Prolongación Campestre 2150, 37129 León (Guanajuato)

Tel. 01 477 214 3900

 

20 lecciones que ha dejado el emprendimiento en mi vida

“Más de dos años han pasado desde que tomé la decisión de convertirme en emprendedor. Aquí mis resultados.”

“Tengo una idea de negocio…” Esta frase se ha convertido en algo común de escuchar en los pasillos de las universidades, trabajos y empresas desde que el emprendimiento está de moda.

Desde que me gradué de la universidad quería hacer algo que le diera sentido a mi vida; no quería tomar un trabajo basado en el miedo (como muchos hacen), sino hacer algo por convicción. Y si bien no fue una decisión fácil, si fue la que me permitió contar la mejor historia.

Más de dos años han pasado desde que tomé la decisión de convertirme en emprendedor. Desde que emprendí mi publicación digital he aprendido grandes lecciones: algunas difíciles y otras que satisfacen, pero en general, lecciones que más allá de convertirme en un emprendedor exitoso, me han hecho una mejor persona.

A continuación te comparto 20 lecciones que me ha dejado el emprendimiento en mi vida.

1. El emprendimiento no es una carrera que se gana llegando primero, es una carrera de resistencia que se gana en el largo plazo.

2. La actitud es la mejor herramienta que puede tener un emprendedor, y la constancia su mejor complemento.

3. Todos los días vas a encontrar una razón para abandonar, tu trabajo es saber ignorarlas y mirar hacia delante.

4. Nunca será fácil vivir del emprendimiento, por eso tan pocas personas lo hacen.

5. La pasión es necesaria para emprender. No porque sea bonito hacer lo que te gusta, sino porque es obligatoria para sobrevivir a tantas dificultades.

6. Ser rico, el dueño de tu tiempo o tu propio jefe no pueden ser tus razones para emprender, éstas serán consecuencia de vivir de tu propósito.

7. El emprendimiento no solo se trata de crear empresa, es un estilo de vida que practicas a diario preguntándote qué puedes hacer hoy para mejorar tu vida.

8. Ser emprendedor requiere que todos los días estés dispuesto a aprender algo nuevo. La universidad no es suficiente para alcanzar el éxito.

9. Tendrás que rodearte de personas que sean mejores que tú para enfrentar cada reto que implica crear una empresa exitosa.

10. Si quieres llegar rápido puedes trabajar por tu propia cuenta, si quieres llegar lejos tendrás que trabajar en equipo.

11. Como emprendedor no tienes que saber todas las respuestas, tienes que saber dónde buscarlas.

12. No tener dinero no es una razón válida para no emprender la vida de tus sueños. Comienza barato.

13. No esperes tener una gran idea de negocio para renunciar a tu trabajo y dedicarte a ella. Las ideas solo representan 5% del éxito del emprendedor.

14. Es posible que nadie te apoye en un principio. Algunos te tildarán de loco, de arriesgado y hasta de “equivocado”. No creas en sus miedos, ellos mismos hablarán de cómo te conocieron en un futuro.

15. No hables de tus objetivos, sueños o aspiraciones. Trabaja en silencio y deja que este hable por ti. Cuando hablas, sientes la misma satisfacción de haberlo logrado, sin realmente hacerlo.

16. Si emprender fuera fácil no habrían tantos empleados, ni tantas personas criticando a los que lo intentan.

17. Tendrás que renunciar a muchas seguridades como a tu salario, estabilidad familiar y beneficios laborales para perseguir tu sueño. Sin dudas, valdrá la pena.

18. Construye un negocio que tenga en cuenta tu estilo de vida. De nada sirve levantarte todas las mañanas a emprender en algo que no te gusta.

19. La meta no es llegar al cementerio lleno de dinero, se trata de disfrutar mientras llegamos allá. Puedes querer dinero, no hay nada de malo con eso, pero no sacrifiques tu vida por llenar tu cuenta bancaria.

20. Independientemente si emprendes una empresa o no, asegúrate que todos los días te levantes a hacer algo que te apasione, que te haga saltar de la cama, y que convierta tu días en minutos.

 

visítanos en: http://novaera.com.mx/

Aquí podrás encontrar noticias, convocatorias, proyectos, talleres, conferencias, toda la información y herramientas que debes tener para alcanzar tus ideas y convertirlas en realidad.

Ponte en contacto con nosotros y convierte tus ideas en un negocio rentable
Prolongación Campestre 2150, 37129 León (Guanajuato)

Tel. 01 477 214 3900

 

11 “actos incómodos” que te harán más exitoso

El acto mismo de dar un paso fuera de la zona de confort es fundamental para tu éxito y bienestar

Nuestros cerebros están diseñados de tal manera que es difícil reaccionar hasta que sentimos al menos un poco de estrés y malestar. De hecho, la cumbre de nuestro funcionamiento ocurre cuando se está fuera de la zona de confort. Si estás bastante cómodo, tu rendimiento resiente la falta de acción, y si llegas demasiado lejos fuera de tu zona de confort, sucumbirás ante el estrés.

La cúspide del funcionamiento y el malestar van de la mano.

Salir de la zona de confort te hace mejor emprendedor o innovador, sin embargo, tampoco debe ser algo tan extremo como escalar el Everest. Son los retos del día a día los que te llevan al límite, ninguno de los cuales requiere de un viaje a Nepal. Solo acepta estos retos.

1.- Levantarse temprano. A menos que seas una persona mañanera, despertar más temprano que de lo normal puede sacarte de tu zona de confort. No obstante, si te levantas sintiéndote bien antes de comenzar a alistarte para el trabajo, está funcionando. Esto te dará la oportunidad de recolectar tus ideas y prepararte mentalmente para el día que tienes por delante, en lugar de saltar de una actividad a otra, además te brinda la oportunidad de tener un buen desayuno y realizar ejercicio, es bien sabido que ambos son buenos para la salud.

2.- Lograr una meta “imposible”. Pocas cosas se comparan con la emoción de lograr algo que pensabas no eras capaz de hacer. Aunque parezcan imposibles, estos retos no están tan lejos de tu zona de confort. Pueden ser desde correr un maratón, o bien, dar un discurso en una convención. Estos logros valen cada pisca de sufrimiento que debes soportar, porque una vez que los alcanzaste, te sientes invencible y llevaras siempre contigo ese triunfo.

3.- Meditar. Es muy sencillo estancarse en la zona de confort cuando eres una persona tan ocupada que no te detienes lo suficiente a pensar realmente que es lo que estás haciendo y porque lo estás haciendo. La meditación es una excelente manera de romper con este ciclo, de igual forma, resulta muy bueno para el cerebro. Sara Lazar, neurocientífica de Harvard, descubrió que la meditación logra importantes cambios físicos en tu cerebro. Aumenta la densidad cerebral en las áreas responsables del autocontrol, el enfoque, la resolución de problemas, flexibilidad y resistencia. Lo mejor de todo es que estos cambios son duraderos.

4.- Enfocarse en una cosa a la vez. Concentrarse en una actividad a la vez es un gran riesgo, el riesgo es fracasar ante algo en lo que pusiste todo de ti. Por ese motivo es tan incómodo. La alternativa, “la multitarea” que es la asesina de la productividad. Un estudio realizado en Stanford, confirmó que la multitarea es menos productiva que el hacer una sola cosa a la vez. Los investigadores encontraron que las personas que son bombardeadas regularmente con varios flujos de información electrónica no pueden poner atención, recordar información o cambiar de una actividad a otra, así como lo hacen aquellos que completan una tarea a la vez.

Cuando intentas hacer dos cosas a la vez, tu cerebro no tiene la capacidad para llevar a cabo ambas tareas con éxito. Cuando abarcas demasiado y vas tras cada cosa brillante, todo lo que te llama la atención, te estás perdiendo de una importante oportunidad para el crecimiento personal.

5.- Hacer voluntariado. Sería maravilloso si todos practicaran el voluntariado por motivos puramente altruistas, pero todos tenemos exigencias de nuestro tiempo y deben establecerse prioridades. El voluntariado es una experiencia poderosa y satisfactoria, si bien, al mismo tiempo, expande tu camino.

6.- Hablar en público. Seguramente has escuchado que la mayoría de las personas le temen más al acto de hablar en público que a la muerte. De hecho, el 74% de la población americana sufre glosofobia (palabra que se inventó para el miedo causado por el acto de hablar en público). Así que claro, es todo un reto, pero lo vale. Sí te encuentras frente a una mesa de cinco personas o ante una audiencia de cinco mil, convertirte en un buen orador puede ser algo muy bueno para tu carrera.

7.- Conversar con alguien desconocido. A menos que seas una persona extrovertida o político, la interacción social es buena para tu estado de ánimo (aun cuando no te agrade), expande tu mente, exponte ante nuevas ideas y aumenta tu confianza.

8.- Morderte la lengua. Por supuesto que se siente bien explotar con alguien y dejarle saber lo que piensas en realidad, pero esa satisfacción es temporal. ¿qué ocurre al siguiente día, o el siguiente mes, o el siguiente año? Durante la discusión, las emociones incontrolables te hacen plantarte ante una clase de lucha, misma que puede llegar a dañar cualquier relación. Cuando tienes la capacidad de ver y actuar ante tus emociones, puedes elegir con sabiduría tus batallas, y responder solo cuando lo amerite. En su mayoría, significa, morderte la lengua.

Está en la naturaleza humana querer demostrar que se tiene la razón, pero es raro que se obtengan buenos resultados de esto.

9.- Decir que NO. Un estudio realizado en la Universidad de California, en San Francisco, mostró que cuanto más difícil te sea decir que no, más propenso eres a padecer estrés, agotamiento e incluso depresión. Decir que no, de hecho, es un reto mayor para muchas personas. No, es una palabra poderosa, la cual no deberías temer usar. Cuando es tiempo de decir que no, evita frases como: No creo que pueda, o, no estoy seguro. Decir que no a nuevos compromisos le da su lugar a los actuales, y te brinda la oportunidad de cumplirlos con éxito. Cuando aprendes a decir que no, te escapas de restricciones innecesarias, y tu energía y tiempo son libres para hacer las cosas importantes de tu vida.

10.- Dejar de aplazar las cosas. El cambio es difícil. La superación personal lo es también. Tener las agallas para ir por aquello que quieres es duro, así como el trabajo que debe hacerse para que esto ocurra. Cuando las cosas son difíciles, siempre es más fácil decidir qué hacer con ellas mañana. El problema es, que el mañana nunca llega. Decir que las vas a hacer mañana es solo una excusa, y significa que, en realidad no quieres realizarlas o esperas que los resultados lleguen sin el trabajo duro que viene junto con ellas.

11.- Comunícate, Visítanos, Intégrate a NOVAERA: No es malo pedir ayuda, no demerita tu idea el que alguien más, con ese camino ya recorrido te guie; no es malo aprender de la experiencia; al contrario entrar al ecosistema de innovación creado por el Gobierno del Estado Guanajuato para agrupar, promover, articular y orientar, tus ideas de manera óptima, con las diferentes instituciones y organismos que hacen posible la economía del conocimiento; conformado por más de 55 instituciones que orientan y promueven tus ideas, convirtiéndolas en negocios rentables; harán que llegues mucho más pronto a tus metas y objetivos.

 

visítanos en: http://novaera.com.mx/

Aquí podrás encontrar noticias, convocatorias, proyectos, talleres, conferencias, toda la información y herramientas que debes tener para alcanzar tus ideas y convertirlas en realidad.

Ponte en contacto con nosotros y convierte tus ideas en un negocio rentable
Prolongación Campestre 2150, 37129 León (Guanajuato)

Tel. 01 477 214 3900

12 hábitos matutinos que todo emprendedor debe tener.

“Si tiene que ocurrir, entonces tiene que ocurrir primero” Debemos apartar las primeras horas del día para invertir en las actividades prioritarias, antes que las demás personas nos saturen con las suyas.

Para comenzar citaremos el famoso descubrimiento de Roy Baumeister, profesor de psicología de la Universidad Estatal de Florida, diciendo que la fuerza de voluntad es como un músculo que se fatiga con el exceso de uso. Por ejemplo, las dietas se dejan de cumplir en la noche, así como las malas decisiones se toman generalmente cuando la jornada está avanzada. En cambio, las mañanas brindan una reserva de poder de voluntad, y las personas tienden a ser más optimistas y estar más dispuestas a cumplir tareas retadoras en las primeras horas.

¿Y qué hacen los emprendedores y ejecutivos exitosos cuando están frescos por la mañana?

Destacamos 12 cosas que las personas que triunfan hacen antes de desayunar:

  1. Se levantan temprano: Las personas exitosas conocen el valor del tiempo. Y aunque sus horas se consumen por llamadas telefónicas,reunionesy crisis repentinas, las primeras horas de la mañana están bajo su control. Ésa es la razón de por qué muchos se levantan antes del amanecer: para aprovechar al máximo este tiempo y hacer lo que desean.

En una encuesta realizada a 20 ejecutivos; entregó que el 90% de encuestados dijo levantarse antes de las 6 a.m. entre semana. Por ejemplo, la CEO de PepsiCo, Indra Nooyi, se levanta a las 4 a.m.; el CEO de Disney, Bob Iger, a las 4:30 a.m. para leer y Jack Dorsey, CEO de Square, a las 5:30 a.m. para correr.

  1. Hacen ejercicio: La principal actividad que realizan las personas exitosas y poderosas en la mañana es ejercitarse, ya sea levantando pesas en casa, yendo al gimnasio o corriendo en la calle. La CEO de Xerox, Ursula Burns agenda una sesión diaria de entrenamiento que inicia a las 6 a.m.; el CEO de Christies, Steve Murphy, usa las mañanas para haceryoga; entre muchos más ejemplos; además de que ejercitarse en la mañana elimina la posibilidad de postergarlo en el día, hacer ejercicio antes de desayunar ayuda a reducir elestrés, contrarrestar los efectos de una dieta inadecuada y mejorar la calidad del sueño.
  2. Trabajan en un proyecto prioritario del negocio: Las silenciosas horas de la mañana pueden ser ideales para enfocarse en un proyecto laboral sin tener distracciones. Aun mejor, pasar tiempo en él al principio del día te asegura que tu atención se centre en ello antes de que los demás te invadan con sus problemas.

Así que empieza a pensar en las mañanas como en “tiempo de calidad” para cualquier proyecto. Claramente, nadie te molestará a las 6:30 a.m., por lo que podrás concentrarte totalmente.

  1. Trabajan en un proyecto personal que les apasiona: Escribir unblogy practicar un arte son cosas fáciles de saltarse cuando tienes un día lleno de reuniones, estás cansado y tienes hambre. Es por eso que muchas personas exitosas dedican una hora o más a sus proyectos personales antes de iniciar oficialmente sus días.
  2. Pasan tiempo de calidad con sus familias: Aunque muchos valoran cenar con su familia, no hay nada que diga que tienes que reunirte con ellos en las noches. Algunas personas exitosas usan las mañanas para invertir tiempo de calidad con sus seres queridos, ya sea leyéndoles cuentos a sus hijos o cocinando juntos el desayuno.
  3. Se conectan con sus parejas: En las tardes y noches es probable que estés cansado de las actividades diarias, y el tiempo puede gastarse fácilmente haciendo la cena o viendo la televisión. Es por ello que muchas personas exitosas hacen de conectarse con sus parejas un ritual matutino.
  4. Hacen networking con un café: Especialmente si quieres llegar a casa para la cena, las mañanas pueden ser perfectas para reunirte con alguien a tomar un café o desayunar. Además, los desayunos denetworkingtienen menos interrupciones que las reuniones de mediodía y están más orientadas al trabajo que las cenas.
  5. Meditan para aclarar sus mentes: Las personas exitosas generalmente demandan mucho de los demás y de sí mismas, por lo que suele dificultárseles desconectarse de las listas de pendientes mentales y calmar sus mentes. Por eso, antes de salir a la calle, muchas personas exitosas usan su tiempo para alguna práctica espiritual comomeditaro rezar por aproximadamente 20 minutos.
  6. Escriben cosas por las que están agradecidos: Expresar gratitud es otra forma de centrarte y conseguir la perspectiva correcta antes de ir a la oficina. Escribe las personas, lugares, oportunidades y recursos por los que estés agradecido. Toma unos cuantos minutos y puede hacer una gran diferencia en tu día.
  7. Planean cuando están frescas: Planear el día, la semana y el mes es una importante herramienta de administración de tiempo que te permite mantenerte en el camino correcto. Usa las mañanas para pensar en el panorama general. Te servirá para priorizar actividades y establecer la trayectoria del día.
  8. Revisan su email: Aunque muchos gurús de la administración del tiempo sugieren posponer al máximo el revisar los emails, muchas personas exitosas comienzan el día revisando sus bandejas de entrada. Rápidamente escanean los correos para encontrar mensajes urgentes que requieren respuesta inmediata, escriben y responden mailsen los que necesitan concentrarse mientras sus mentes están frescas.
  9. Leen las noticias: Ya sea sentándose en una cafetería con el periódico o revisando su Twitter en el celular, la mayoría de las personas exitosas tienen el hábito de leer las noticias.
    Por ejemplo, el CEO de GE, Jeff Immetl, inicia sus días con un ejercicio cardiovascular, después lee el periódico y ve las noticias. El CEO de Virgin America, David Cush, usa sus mañanas para escuchar la radio y leer el periódico mientras hace bicicleta estacionaria.

Y por último y el más importante de los hábitos para un emprendedor o persona que quiere ser exitosa; entra a la página de #NOVAERA el ecosistema de innovación creado por el Gobierno del Estado Guanajuato para agrupar, promover, articular y orientar, de manera óptima, a las diferentes instituciones y organismos que hacen posible la economía del conocimiento; estamos conformado por más de 55 instituciones que orientan y promueven tus ideas, convirtiéndolas en negocios rentables; visítanos en: http://novaera.com.mx/

Aquí podrás encontrar noticias, convocatorias, proyectos, talleres, conferencias, toda la información y herramientas que debes tener para alcanzar tus ideas y convertirlas en realidad.

Ponte en contacto con nosotros y convierte tus ideas en un negocio rentable
Prolongación Campestre 2150, 37129 León (Guanajuato)

Tel. 01 477 214 3900

¿Dónde comienza la idea de Innovar o Emprender?

La teoría y el sentido común nos dicen que un negocio empieza a partir de una buena idea.

 La lógica pareciera indicar que el primer paso para iniciar un proyecto se da cuando se enciende el foco y un pensamiento se abre camino para convertirse en realidad. Así, un emprendedor se entusiasma, se ilusiona, empieza a prever, a planear, a presupuestar, integra un equipo de trabajo, invierte tiempo, talento, recursos y, en el mejor de los casos, realiza una buena idea que le gusta a todo el mundo y por la que nadie está dispuesto a pagar. ¿Pero, qué salió mal?

Hay escuelas de pensamiento administrativo, como las tradicionales, que creen que el proceso de emprendimiento debe llevar los mismos pasos del proceso administrativo. Es decir, se debe de llevar a cabo una planeación exhaustiva y minuciosa para entregarle al mercado un producto o servicio lo más pulido y bien determinado.

Así lo plantean las teorías tradicionalistas; el trabajo se hace en la intimidad de una oficina, un laboratorio o un espacio que permita probar el producto antes de que llegue a las manos del cliente.

Por otro lado, las teorías modernas, como Lean Startup de Eric Ries, creen que hay que hacer un prototipo lo más austero posible, lanzarlo al mercado y permitir que el consumidor interactúe y ejerza un papel co-creador para darle lo que necesita, en la forma que necesita, sin desperdiciar tiempo ni dinero en estudios tardados y caros que tal vez no sirvan para nada.

El péndulo de estas teorías oscila en extremos lejanos y divergentes. Es cierto que la clave del éxito no se encuentra necesariamente detrás de una lista de estudios, y también es verdad que buscar retroalimentación del consumidor final no es tan fácil ni tan barato ni tan inmediato. Es asombroso cómo algunos negocios por los que nadie se atrevería a apostar ni cinco centavos se convierten en triunfos contundentes y es verdad que ideas a las que se les veía gran potencial terminan siendo fracasos rotundos.

Parece un misterio ver cómo proyectos con imágenes magníficas, infraestructura especializada, estudios de mercado que acreditan las posibilidades, se deshacen como pastillitas efervescentes, y algunos negocios que fueron lanzados a base de intuición y sin tanta reflexión se cubren de gloria generando muchas ventas y magníficas utilidades.

Hay que pensar que todo está en la forma en cómo se inician los negocios. No hay duda de que la creatividad y la innovación son elementos indispensables en la creación de negocios; sin embargo, la observación me ha llevado a concluir que no son fundacionales.

El primer paso para iniciar un negocio no es una idea, es una necesidad. Que me perdonen todos los críticos y expertos de los foros universitarios y todos los académicos que desde los libros nos impulsan a buscar una idea por cielo, mar y tierra. No es por ahí. Es detectando las necesidades que tiene el mercado que podemos iniciar un negocio con éxito.

Un emprendedor típico se enamora tanto de su idea, a la que ha prefigurado y cuidado a lo largo del tiempo, que generalmente no acepta que nadie la modifique ni la ponga en un lugar diferente al que él, de antemano, se le ocurrió. En esa ilusión de emprendimiento quedan atrapadas ideas que, siendo buenas, no son exitosas. El Código Romanoff nos cuenta la historia de un Leonardo da Vinci que no quiso ser científico ni artista, sino que su verdadera vocación era ser cocinero.

En el camino que le llevó a perseguir su camino al caldero y la estufa sufrió varios descalabros. Primero, se asoció con Sandro Botticelli para poner una taberna en la que servían a los comensales zanahorias hechas esculturas y papas transformadas en obras de arte. Salieron corriendo de Florencia perseguidos por comensales a los que les interesaba comer bien, no comer bonito. Leonardo y Botticelli tenían estupendas ideas de presentación de platillos, pero sus clientes no tenían necesidad de satisfacer su gusto estético, querían saciar su hambre.

Las ideas culinarias de Leonardo, la servilleta individual, el destapacorchos, el molinito de pimienta, son inventos que actualmente se usan en la cotidianidad de las cocinas y las mesas del mundo. Sin embargo, en aquel tiempo fueron desestimados. ¿Por qué? Porque no estaban atendiendo ninguna necesidad específica. Cuando alguien descubrió su utilidad y pudo encontrar un beneficio lógico para estos artefactos, pudo comercializarlos y hacer negocio. Antes, no.

Por lo tanto, no creo que el inicio de un negocio venga con las ideas. Desde luego, tenerlas es siempre útil. La creatividad y la innovación serán siempre aliados de oro para todos aquellos que quieran incursionar en el mundo del emprendimiento. Pero, cuidado, no son suficientes. Nos han hecho creer que a partir de una idea podemos generar planes que nos lleven a alcanzar una meta. Y, por ello, más del 70% de los proyectos de emprendimiento fallan y no alcanzan a sobrevivir un año de operaciones. No están satisfaciendo una necesidad.

Es posible que alguna de estas ideas entre en el impulso de los clientes y alce una moda pasajera. Pero si lo que queremos es que los clientes hagan sonar la caja registradora y hagan girar la rueda de productividad, entonces tenemos que estar claros de cuál es la necesidad que estamos cubriendo, cuál es la insatisfacción que estamos atendiendo, cuál es el dolor que estamos aliviando. Mientras más primitiva sea, mayores posibilidades de éxito; mientras más sofisticada, mayores elementos de diferenciación debemos de tener.

La labor de convencimiento se vuelve casi mínima desde el momento en que es el propio cliente el que descubre que ahí hay algo que le interesa porque le va a estar resolviendo algún problema.

El primer paso para iniciar un negocio no es abrir el oído para escuchar el canto de las musas, es abrir los ojos y poner atención en aquello que le hace falta a nuestros clientes, sea un bien o un servicio, y entonces entrar en la disposición de ponérselo a su alcance.

Los emprendedores necesitamos entender que tenemos una necesidad que resolver y es ayudarnos de un lugar que tenga todo el expertice y las bases necesarias para poder generar ideas, necesidades, objetivos y sueños en metas rentables; por eso te invitamos a visitar el ecosistema que ayuda a poner tus ideas en orden y en acción, #Novaera y su sistema de parques tecnológicos, el cual ya cuenta con todo un ambiente de investigación, desarrollo, tecnología e innovación que converge en modelos de negocio de base tecnológica, estables y reales para ayudar a que tus ideas se transformen en empresas exitosas.

Ponte en contacto con nosotros y convierte tus ideas en un negocio rentable
Prolongación Campestre 2150, 37129 León (Guanajuato)

Tel. 01 477 214 3900